Antes de eso un mini preámbulo

¿Cuál son los dos objetivos que debe tener una experiencia?

Satisfacer las necesidades y expectativas que han motivado el desplazamiento del visitante de tal modo que le queden deseos de volver a consumirlo. Atentos a este matiz, “volver a consumirlo”.

Conseguir que la experiencia se vincule fuertemente con el desarrollo local y tenga un valor en la calidad de vida de sus habitantes.

Normalmente se habla de valores culturales, pero también es muy importante el económico, tal es así que, si hay varios negocios con experiencias que están generando rentabilidad económica el territorio se va a ver favorecido directa e indirectamente.

Sí detectáis que vuestro público dice “no voy a …. porque ya he estado” algo malo está ocurriendo, aunque como en toda buena historia, se puede solucionar.

"En la economía de servicios actual, muchas empresas simplemente envuelven experiencias en torno a sus ofertas tradicionales para venderlas mejor. Sin embargo, para obtener el beneficio total de las experiencias de puesta en escena, las empresas deben diseñar deliberadamente experiencias atractivas que conlleven una tarifa." 

Pine & Gilmore

"En la economía de servicios actual, muchas empresas simplemente envuelven experiencias en torno a sus ofertas tradicionales para venderlas mejor. Sin embargo, para obtener el beneficio total de las experiencias de puesta en escena, las empresas deben diseñar deliberadamente experiencias atractivas que conlleven una tarifa." 

Pine & Gilmore

Vale, ya hemos dejado claro el objetivo a perseguir…

Había una vez dos tipos requetefinos, pero no se dedicaban a la canción, se llamaban Pine y Gilmore y entre otras cosas estudiaron, en Harvard, muy bien la economía de la experiencia [Aquí su artículo en Harvard Bussiness Review] y simplificaron los cuatro reinos de la experiencia en un gráfico muy simple, pero en su sencillez está la elegancia y nos dotan de unas claves concisas desde donde arrancar y empezar a formalizar una idea y un concepto o hacer un rediseño de experiencias ya ideadas para mejorarlas.

Un gráfico donde, que como ellos mismos dicen, hay cuatro reinos de una experiencia, los cuales son muy importantes entenderlos para analizar o crear tu experiencia turística.

Vale, ya hemos dejado claro el objetivo a perseguir…

Había una vez dos tipos requetefinos, pero no se dedicaban a la canción, se llamaban Pine y Gilmore y entre otras cosas estudiaron, en Harvard, muy bien la economía de la experiencia [Aquí su artículo en Harvard Bussiness Review] y simplificaron los cuatro reinos de la experiencia en un gráfico muy simple, pero en su sencillez está la elegancia y nos dotan de unas claves concisas desde donde arrancar y empezar a formalizar una idea y un concepto o hacer un rediseño de experiencias ya ideadas para mejorarlas.

Un gráfico donde, que como ellos mismos dicen, hay cuatro reinos de una experiencia, los cuales son muy importantes entenderlos para analizar o crear tu experiencia turística.

Entretenimiento

La experiencia del entretenimiento se produce cuando se realiza una absorción pasiva de las experiencias a través de los sentidos, por ejemplo, cuando vistes en tu sofá a Daenerys cargarse Desembarco del Rey a lomos de Drogón ¿Qué no has visto juego de tronos? Pues nos referimos a ver una serie, leer, escuchar música, cualquier cosa con la que pasamos el tiempo, pero tenemos una actitud pasiva.

Educativa

La experiencia educativa, ya implica participación, pero una participación cerebral o mental donde estamos atraídos por el deseo de la curiosidad, de aprender con el fin que sea, normalmente conocer algo, aumenta habilidades, conocimientos, … por ejemplo, en “1941: Santander en llamas” vais a aprender lo que es el efecto Foehn y que este fue el impulsor de que se quemará gran parte de la ciudad.

Escapista

Escapista, viene a decir que el usuario participa muy activamente en la actividad, se convierte en una parte importante, incluso llegando a influir en el desarrollo de la experiencia, por ejemplo, una scape room, o actividades deportivas como el surf, un taller de cantería, etc.

Estética

Y por último la estética, que trata sobre una participación del usuario pasiva e implica la observación y disfrute de un paisaje, del ambiente de una sala en un museo, de la sala de un restaurante, … y el usuario se sumerge en esta sin provocar cambios en la misma.

Ver la variedad de verdes de un paisaje del norte de España se nos ocurre que sería uno de los mejores ejemplos para plasmar este reino de los cuatro que nos han dejado Pine y Gilmore.

El Geotour Saja Nansa, y el geocaching en general funcionan tan bien porque atiende muy bien a 3 de los 4 reinos: el estético (al menos en el caso del Geotour con los paisajes y el patrimonio al que te acerca), el educativo y el escapista lo que le hace sin duda ser una experiencia muy activa.

Cuando analizamos otra serie de empresas, o lugares visitables del sector turístico para nosotros es un punto de partida metodológico en el que asentar acciones que hagan una experiencia mucho más atractiva, que permita a los usuarios volver y porque no decirlo pagar más y valorarte mejor, porque no estás ofreciendo un servicio, estás ofreciendo una experiencia digna de un reino.


Si te sientes que tu experiencia podría mejorar o quieres crearla sin fisuras y piensas que nosotros te podríamos ayudar ahora o después del verano (porque ya está aquí y que ojalá estos meses los podáis trabajar lo mejor posible) podríamos hablar y que valoremos tu propuesta, así que te invitamos a que sin compromiso nos escribas, nos llames o si quieres conocernos un poquito mejor desde la distancia bichea nuestra web y apúntate a la newsletter aquí abajo.

¿Te suscribes a la newsletter?

Prometemos ofrecerte contenido de valor, original y cada cierto tiempo. Hablaremos de nuestros proyectos, como trabajamos, que esta pasando en nuestro sector,...